¿Quienes somos?

El Conejo Deformado es un grupo de jóvenes de entre 17 y 20 años con una única cosa en mente, hacer reir.

Para ello hemos creado ésta página web para que puedas reírte con (y de) nosotros y para que podámos hacerlo nosotros tambien.

Puedes ver las fichas del equipo completo aquí

El Conejo Deformado consta de cinco secciones principales (haz click en cada una para acceder diréctamente)

- Los Sketchs generales. Los días 1 de cada mes.

- Los Sketchs "La Madriguera del Conejo". Los días 15 de cada mes.

- Expediente J. Análisis de médios. Todos los lunes.

- Frikigüorl. Tiras cómicas. Cada miércoles.

- Cuentos de Ayer, Hambre pa Mañana. Cuentos clásicos... un poco diferentes. Todos los viernes.

viernes, 30 de noviembre de 2007

Cuentos de Ayer, Hambre pa Mañana (4)

Anteriormente en "Cuentos de Ayer..."


Rey: Blanca, haz caso a tu madre.
Blancanieves: ¡Que no es mi madre! ¡Y no me llames Blanca!

Rey: ¡Agh, me muero!
Blancanieves: ¡AAAAAAAAAAAHG! Yo me voy de aquí

Madrastra: Espejito Espejito, Quien es la más hermosa del reino?
Espejo: Blancanieves
¡CRASH!

Madrastra: Esbirro, llama al Cazador y dile que tengo una presa para él...


Y ahora, "Cuentos de Ayer"... continúa:


“Snow? Why?”
(“Blancanieves”)

SEGUNDA PARTE.


Todos los conocidos de Bob podrían afirmar que era un tipo tranquilo. Nunca se metía en problemas a no ser que esos problemas lo buscasen a él. Era tan tranquilo que incluso dedicaba su tiempo libre a realizar actividades como la papiroflexia y la construcción de miniaturas de barcos en botellas ridículamente pequeñas.
Eso cuando tenía tiempo libre, claro. Ser el Cazador Real era prácticamente un trabajo a jornada completa. Llenar la mesa del rey con animales exóticos era un trabajo muy duro. Y, si dichos animales tenían que tener un buen gusto, la labor se complicaba aun mas (Otro error como el del "Ornitorrinco al pil-pil" no era admisible). Sin embargo, este no era un encargo como los demás.
Según le dijo un guardia de palacio (aunque, si alguien le hubiese preguntado, este hubiera negado haber dicho nada), el Rey había sido encontrado muerto aquella misma tarde, lo cual explicaría por qué fue la Reina la que le hizo el nuevo encargo. ¡Y qué encargo! Con el dinero que iba a recibir tras esta cacería, podría dejar aquella vida y mudarse con su mujer y su hija a algún lugar apartado, cerca del puerto.
Claro que también estaba el asunto de la presa. Bob no era muy aficionado al homicidio. Matar a una princesa no estaba entre las cosas que deseaba hacer... Aunque, bien pensado, sólo era una cacería más. No... ¡Era su última cacería!, la que sería capaz de proporcionarle una nueva vida, llena de figuras de papel y barquitos en botellas...
Todo esto iba pensando Bob mientras iba caminando por el profundo bosque del reino, hasta que llegó al claro junto al lago. Allí, Tumbada en el suelo, con la cabeza apoyada en una roca, se dormitaba la Princesa Blancanieves. "No, no era la princesa", pensó Bob, "Era su presa... Si, eso es, tan solo una presa más. Como...como un jabalí".
Bob se acercó a su presa con todo el sigilo que 25 años de cacería pueden proporcionar a un hombre. Cuando la tuvo a sus pies, se detuvo a observarla.
..."Como un jabalí con un vestido celeste", se repitió Bob.
Lentamente, desenvainó su cuchillo y se acuclilló lentamente hasta estar a la altura de Blancanieves. Con una rapidez inaudita y en completo silencio, levantó el brazo de la mano con la que sostenía el cuchillo, dispuesto a asestarle a su presa una cuchillada mortal...
...Pero no era una presa. Era la Princesa Blancanienves. Era un ser humano.
Levantándose lentamente, Bob se alejó del cuerpo durmiente de la princesa y salió del claro junto al lago.
"Mi mujer me va a matar", pensó Bob, "Si es que no lo hace antes la Reina". Luego se sentó en una roca cercana, mirando su cuchillo con escasa atención, inmerso en sus pensamientos. "Si no le llevo a esa maldita arpía el corazón de su hijastra, será mi cabeza a la que pondrán precio..."
- ¡...Por el amor del Cielo!- Gritó Bob, desesperado.- ¿¿Qué puedo hacer??
En aquel momento, un jabalí salió de la maleza y se quedó mirando al abatido cazador, con curiosidad animal. Bob le devolvió la mirada...y sonrió.
-¿Oink? Inquirió el jabalí.



Habían pasado tres horas desde que Blancanieves se había despertado de su pequeña cabezadita en el claro junto al lago y había decidido continuar su viaje sin rumbo por el laberíntico bosque. Habría parado a pedir indicaciones, desde luego, pero en un reino como aquel en el que los robos y las traiciones estaban a la orden del día, ninguno de los animalitos del bosque quería arriesgarse a ser atracado, por lo que huían de ella. Una ardilla incluso le sacó un spray cuando hizo el ademán de acercarse, por lo que Blancanieves continuó caminando entre arboles y matorrales sin la menor idea hacia donde se dirigía.
Fue en ese preciso momento cuando la princesa se encontró con una casita situada en algún remoto lugar del inmenso bosque.
Al acercase a ella en busca de un buen plato de sopa caliente*, Blancanieves decidió entrar en la casa.
Desde luego", pensó la princesa, La casa es una monería. Todos los muebles parecen estar fabricados para niños de siete años. Y los platos son como los de mi cocinita de juguete...

- ¡Pero, mira qué camitas!- Exclamó Blancanieves, entusiasmada- ¡Y todas con sus nombres grabados en las cabeceras!..."Cleptómano"... "Alcohólico"... "Sabijondo"...

- En realidad es "Sabihondo"- Dijo una voz a su espalda, a la altura de sus posaderas.- La hache es muda.



Bob entró en la habitación de la torre sur de la Madrastra, con un pequeño cofre ornamentado entre sus manos. Al verlo, la Reina se le acercó, sonriente:
- ¡Ah, Mi querido Fred...!
- Bob.
- Lo que sea.- Atajó la Reina.- ¿Has traído lo que te pedí?
Bob no contestó. En lugar de eso, abrió el pequeño cofre, dejando ver un rojizo corazón inmóvil.
La madrastra se acercó al cofre, con una diabólica sonrisa en los labios.
- ¿Es este el corazón de Blancanieves?
- Eh...- Dijo Bob, que además de tranquilo no sabía mentir.
La Reina miró a Bob, desconfiada.
- ¿Es ESTE el corazón de la princesa?
- Eh...- repitió Bob, nervioso.- ¿Qué?
-¡El corazón, imbécil!- Gritó la Reina.
- Oh..S-sí, claro. Es... es UN corazón, desde luego...
La Reina miró a Bob como si de un excremento sobre una carísima alfombra persa se tratase. Luego, decidió que no merecía la pena continuar la conversación. Al fin y al cabo, el corazón estaba ahí, delante de sus ojos.
- Bien.- Dijo la Reina, entregando a Bob una bolsa de dinero considerablemente grande.- Puedes retirarte.
Una vez que el cazador hubo dejado la habitación, la Reina se acercó al gran espejo en el fondo de la sala, sonriendo de oreja a oreja. Una vez estuvo frente él, la Reina formuló, con voz muy suave:
- Espejo, espejito mágico, ¿Quién es la mujer más hermosa del reino?
- Esto...- Dijo el Espejo, mientras veía su estática vida pasar por delante de sus ojos.- Te vas a reír...

Continuará...


* El éxito que cosechó en el Mundo de los Cuentos el bestseller: "Cómo sobreviví a los Tres Osos", de Ricitos de Oro, extendió la creencia entre sus habitantes de que detrás de toda puerta entornada hay un buen plato de sopa caliente.

8 comentarios:

Ismaelakis dijo...

Grande, muy grande... me gustan cada vez más estos cuentos, deberias mandarlo a alguna editorial haber si hay suerte :P

Anónimo dijo...

increible...me ha encantao macafu

y a todos los chicos del conejo deformado: sois los mejores!

seguid asi!
enhorabuena

-una amiga

Kry dijo...

XD Cómo mola
Se nota la influencia del señor Prattchet, así me gusta =)

Raquelo dijo...

xDD ¡genial!
me he quedado con ganas de leer más...

:)
beshosh mwahumerosh!

Alberto Montero dijo...

buen cuento, sí señor

Anónimo dijo...

muuuuuuuuuuuuuuyyyyyyyyy super guay

Macafú dijo...

Muchas gracias, "una amiga" por este comentario lleno de piropos y cumplidos.

Como auntor de las historias intentaré seguir esforzándome para que las disfrutes cada vez más.

Y creo que hablo en nombre de todo el "Conejo" cuando digo que en todo lo demás iremos mejorando poco a poco para que no podais dejar de reir.

Gracias por el comentario.
See you soon, N-girl

David Saltares dijo...

Muy bueno, sigue así Macafú. Le estás dando personalidad y profundidad a tus historias y eso me gusta (además siguen siendo divertidas).
Saludos.
www.sioncity.wordpress.com