¿Quienes somos?

El Conejo Deformado es un grupo de jóvenes de entre 17 y 20 años con una única cosa en mente, hacer reir.

Para ello hemos creado ésta página web para que puedas reírte con (y de) nosotros y para que podámos hacerlo nosotros tambien.

Puedes ver las fichas del equipo completo aquí

El Conejo Deformado consta de cinco secciones principales (haz click en cada una para acceder diréctamente)

- Los Sketchs generales. Los días 1 de cada mes.

- Los Sketchs "La Madriguera del Conejo". Los días 15 de cada mes.

- Expediente J. Análisis de médios. Todos los lunes.

- Frikigüorl. Tiras cómicas. Cada miércoles.

- Cuentos de Ayer, Hambre pa Mañana. Cuentos clásicos... un poco diferentes. Todos los viernes.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Cuentos de Ayer, Hambre pa Mañana (3)

“Snow? Why?”

(“Blancanieves”)

PRIMERA PARTE.



Había una vez, en un reino un poco más al oeste que el pueblo del cuento anterior, una princesa que vivía con su madre (la Reina) y su padre (el lechero...digo, el Rey). La princesa, considerada por muchos la pequeña más hermosa del reino (y parte del extranjero), tenía el pelo oscuro y la piel blanca como la nieve. Por ello, y siguiendo con la ya conocida originalidad de los personajes de los cuentos en lo que a elegir nombres se refiere, los reyes decidieron llamar a la pequeña "Blancanieves".

Dos años después del nacimiento de la princesa, la Reina llegó a la conclusión de que no quería seguir viviendo junto al Rey y decidió marcharse con el verdadero padre de la pequeña. Desolado y Hundido, el Rey se dirigió una noche hacia la taberna más destartalada del reino con la intención de ahogar sus penas. Allí conoció a una hermosa mujer, con la que, para sorpresa de todos, contraería matrimonio a la mañana siguiente. Cuando, tras la ceremonia de boda, los más allegados al Rey le preguntaron a este (de forma muy educada y cumpliendo con el protocolo) cómo surgió aquel repentino flechazo, sólo pudo responder que fue"como por arte de magia".

Pasaron tres años, durante los cuales los reyes y la princesa vivieron felices en su castillo. O, por lo menos, el Rey y la Reina eran felices. Por mucho que lo intentase, no conseguía que Blancanieves cogiera cariño a su nueva madre. Y eso que la Reina era muy cariñosa con la niña. Incluso le contaba cuentos cada noche para que pudiera dormir mejor:

- Entonces - Dijo la Madrastra, sentada en la cama mientras arropaba dulcemente a Blancanieves.- El rey y la reina del país encantado echaron el veneno en la merienda de la estúpida y maleducada princesita, con la esperanza de que, una vez se lo tomara, le proporcionara una muerte lenta y dolorosa...

- Pero, Susan...- Dijo temerosa Blancanieves, asomando la cabeza por debajo de la sabana.-

- Llámame mamá- Le corrigió Susan, con ira contenida. Luego se incorporó y se dirigió a la salida de la habitación.

- Pero, Madrastra Susan...- Respondió Blancanieves, que aunque era pequeña tenía muy claro cómo hacer daño a su madrastra- ¿Cómo termina este cuento?

-Pronto lo sabrás, querida...- Dijo la Madrastra con una amplia sonrisa, mientras cruzaba el marco de la puerta de la habitación de Blancanieves.- Pronto lo sabrás.

El día en que Blancanieves cumplió dieciocho años, la princesa decidió que ya era hora de dejarle las cosas claras a su padre de una vez por todas:

- Eh...Padre...- Comenzó Blancanieves, dubitativa.

- ¿Si, Pastelito?

- Bueno, es sobre Susan...

- Llámala mamá.- Le corrigió el Rey.

- ¡Pero es que no es mi madre!

- ¿Otra vez con esas, Blanca?

- ¡No me llames Blanca!- Exclamó Blancanieves con furia.

- A tu madre le gusta.- Argumentó el Rey.

- ¡Qué no es mi madre!

- ¡¿Por qué no te callas?!- Gritó el Rey, muy enfadado.- Me duele en el alma tener que castigarte el día de tu cumpleaños, pero no me dejas otra alternativa. Sube ahora mismo a tu cuarto a reflexionar, hoy te quedas sin merienda.

- Papá, hace trece años que no meriendo.- Dijo Blancanieves, con cansancio.

- ¡Pues hoy tampoco lo harás!- Gritó el Rey mientras Blancanieves se alejaba por el pasillo hacia su cuarto.

Pero el Rey no tuvo demasiado tiempo para seguir preocupándose por las relaciones entre su mujer y la princesa. Según él, era una verdadera lástima desperdiciar cualquier tipo de comida, incluida la merienda. Y más si se trataba de una tarta de manzana como la que había estado preparando la Reina toda la tarde...

- Por cierto, padre- Dijo Blancanieves, volviendo a la habitación a toda prisa.- ya se que estoy castigada y todo eso, pero, ¿Me das dinero para ir de compras con BellaaAAAAAAAAAAAAAGH!- Exclamó Blancanieves aterrorizada al ver el cuerpo inerte de su padre en el suelo. Se alejó unos pasos del cadáver, tambaleándose. Luego miró los trozos de tarta que había junto a él, comprendiéndolo todo- Tengo que salir de aquí...- Dijo Blancanieves, y corrió hacia la salida del palacio, en dirección al bosque.

"...AAAAAAGH...", oyó Susan desde su habitación privada en la torre sur.

- Por fin la niñata a caído- Dijo la Madrastra.- Sabía que no podría resistirse a mi tarta de manzana.

Luego se acercó lentamente hacia un espejo de pie situado en el extremo de la habitación y se colocó enfrente de él. Un rostro surgió en el interior del espejo, devolviéndole la mirada a la Madrastra:

- Espejo, espejito mágico, ¿Quién es la mujer más hermosa del reino?- Preguntó Susan con amabilidad.

- ¿Qué clase de pregunta es esa?- Exclamó el espejo sonriendo, como si le acabaran de hacer la pregunta más fácil del mundo en la prueba más difícil existente.- ¡Blancanieves, por supuesto! ¿Has visto que ojos? ¡Y que piernas! Por no hablar de ese buen par de...

¡CRASH!

- ¡Traedme otro! - Ordenó La Madrastra a sus sirvientes, los cuales al instante retiraron los restos del antiguo espejo y colocaron uno nuevo en su lugar. Susan se acercó al nuevo espejo.- Espejo mágico...

- ¡No me rompas, por favor! ¡Te juro que no se quién es la más hermosa! ¡Si ni siquiera me gustan las mujeres...!

- ¡Silencio!- Exclamó la reina, haciendo callar al instante al Espejo.- Quiero que me digas dónde se oculta Blancanieves en este mismo instante.

-Ah...-Dijo el Espejo, sin creerse del todo que no iba a ser reducido a pedazos.- Eso...eso es fácil. Se encuentra en el bosque, en el claro junto al lago.

- ¡Esbirro Número Cinco!- Chilló la malvada Madrastra. El esbirro se presentó rápidamente frente a ella.- Avisa al Cazador- Dijo, volviéndose hacia la ventana de la torre y dirigiendo una mirada hacia el oscuro bosque donde se escondía la princesa.- Dile que tengo una presa que quiero que cace por mi...

Continuará...

6 comentarios:

Kry dijo...

XD que bueno
no m esperaba el pq no t callas? XD

Alberto Montero dijo...

Aaajajajajajajajaja...
Se ha convertido en mi sección favorita, que lo sepas.
Grandioso, me encantan estos cuentos, es lo mejor.

Un saludo, muy bueno Macafú.

Raquelo dijo...

xDDDDDDDDDDDDD
me encanta ésta sección!
ay que risa chiquillo xDDD

un beshito

Fransis dijo...

jajajajajajajaja muy bueno Macafú

David Saltares dijo...

Muy bueno, genial. Aunqyue te aviso: es díficil mantener el listón establecido por Caperucita y las piedras mágicas.
Saludos.
www.sioncity.wordpress.com

Denurri dijo...

Pos mi awela esta haciendo una tarta de manzana...