¿Quienes somos?

El Conejo Deformado es un grupo de jóvenes de entre 17 y 20 años con una única cosa en mente, hacer reir.

Para ello hemos creado ésta página web para que puedas reírte con (y de) nosotros y para que podámos hacerlo nosotros tambien.

Puedes ver las fichas del equipo completo aquí

El Conejo Deformado consta de cinco secciones principales (haz click en cada una para acceder diréctamente)

- Los Sketchs generales. Los días 1 de cada mes.

- Los Sketchs "La Madriguera del Conejo". Los días 15 de cada mes.

- Expediente J. Análisis de médios. Todos los lunes.

- Frikigüorl. Tiras cómicas. Cada miércoles.

- Cuentos de Ayer, Hambre pa Mañana. Cuentos clásicos... un poco diferentes. Todos los viernes.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Cuentos de Ayer, Hambre pa Mañana (1)

¡Bienvenidos a esta Nueva sección!

En "Cuentos de Ayer, Hambre pa Mañana" yo, Macafú, os relataré mi propia versión de un Cuento de Ayer, es decir, uno de esos cuentos que todos conocemos y que nos han contado alguna vez. Dependiendo de la longitud de este, os ofreceré el cuento entero en un mismo post o dividido en dos partes, (con lo cual ocuparía dos semanas). La sección tendrá lugar todos los viernes a partir de hoy.

Sin más, os dejo con el primer cuento:

“Red Hood Chili Peppers”

(“Caperucita Roja”)

PRIMERA PARTE.

Hace mucho tiempo, en una galaxia en un pueblo cuyo nombre no merece la pena recordar, vivía una mujer con su malcriada hija. La niña, debido a la cada vez más creciente falta de atención que sufría por parte de su madre, decidió vestir a todas horas una caperuza de color rojo pasión. Desconcertado ante este hecho tan poco común, el alcalde convocó a todo el pueblo en la Sala de Reuniones para decidir que sobrenombre pondrían a la extraña muchacha. Haciendo gala de la increible originalidad de los personajes de cuento, decidieron apodarla “Caperucita Roja” (Tan solo un habitante propuso llamarla “Esa Niñata que Nunca se Lava, la Muy Cerda”, pero fue completamente ignorado).

Un día, la madre de Caperucita le dijo amablemente:

- ¡Niña, ve inmediatamente a llevarle esta cesta a tu abuela o te meto un guantazo!

- Pero que dices tronca, ¿Cómo voy a ir hasta el geriátrico de Miami?- Dijo Caperucita.

- ¡A esa abuela no, estúpida, a la que vive en el bosque!

- Passso de ti, tronca- Respondió Caperucita con dulzura.

- ¿Que si? ¡Pues no hay piercing!- Argumentó la madre.

- ¡He dicho que…! ¿Cómo que no hay…?

Y, así, cargada de buenas intenciones (y una cesta de comida), Caperucita se dirigió hacia el bosque donde vivía su abuela.

Dio la casualidad de que, en aquel mismo bosque, vivía un Lobo que no se encontraba en su mejor momento. Le habían echado de la manada porque, en palabras del líder, “No era lo suficientemente feroz” y, para colmo, no encontraba el modo de decírselo a su esposa (embarazada de su séptimo cachorro). Imaginad su sorpresa cuando vio pasar delante de su hocico la comida del día envuelta en un bonito trapo rojo.

Ya que, como todo el mundo sabe, en los cuentos hablan hasta las piedras, el Lobo decidió entablar conversación con la suculenta muchacha para hacer tiempo hasta la hora del almuerzo:

- ¿Dónde vas, Caperucita?- Inquirió el Lobo.

- Voy a casa de mi abueli…Espera, ¿Cómo sabes mi nombre?

- Lo llevas pegado a la espalda.

- ¿A la espal…? Serán cabrones…- Exclamó la niña, arrancando la hoja de papel y tirándola al suelo con furia - ¿Y tú qué es lo que quieres?- Exclamó dirigiéndose al Lobo.

- Sólo saber a dónde te diriges.

- ¿Y por qué quieres saberlo?- Preguntó Caperucita, con desconfianza.

- ¿Por curiosidad?- Improvisó el Lobo.

¡Ah, sólo por eso!- Respondió aliviada Caperucita, que muchas luces no tenía.- Voy a casa de mi abuela.

- ¿La que vive en Miami?

- No- Respondió Caperucita.- La de carne abundante y blanda, esa que vive sola en una casa en el bosque alejada de cualquier tipo de civilización y sin ningún tipo de sistema de seguridad que pueda evitar que un depredador hambriento se acerque y se la coma. Pero tú no vayas a ir a ese solitario caserón para matarnos y comernos, ¿Eh?

- Descuida- Mintió el Lobo.- No lo haré.

Y dejó que Caperucita siguiera su camino.

- Esta niñata me ha dado una idea mejor que la que yo tenía. Podría ir a la casa de la abuela, comérmela y llevar a la niña a la cueva para la familia…- Meditó el Lobo en voz alta una vez se hubo ido Caperucita. Luego miró a su alrededor- ¿Cuál será el camino más corto para llegar a la casa de la vieja?

- El camino de la derecha- Exclamó una piedra.

Continuará…


6 comentarios:

Juanmotto dijo...

jajjajaja, buenísimo. Increíble. XD.

Ismaelakis dijo...

Jajajaja muy bueno. Perooo, tu criticaste mi error con la nave de star wars y yo haré lo mismo con "caperuZita" ya estás editando anda. Wajajajaja.

Kry dijo...

XD q buena la ultima frase x dios

David Saltares dijo...

Jajaja hasta las piedras! Genial versión, espero con ganas su continuación (pareado).
Saludos.
www.sioncity.wordpress.com

Denurri dijo...

xD

Anónimo dijo...

MACAFU!
amazing, wonderful, GENIAL xD

-una amiga tuya